Cuellos de camisa

El detalle que marca la diferencia

Al igual que no hay dos personas iguales, no existe una camisa que le siente igual a todo el mundo. Esta prenda te acompaña tanto en eventos, como cuando llevas un look más casual.  Pero tiene el poder de modificar tu rostro con tan solo un detalle: el cuello. Por ello, debes saber qué tipos de cuello de camisa existen y cuál es el que mejor te sentará.

Para conocer el cuello que mejor se adapte a tu fisonomía se ha de tener en cuenta la forma de la cabeza, rostro y cuello. Como decíamos, existen muchas clases de personas, pero delimitaremos la clasificación de una forma básica. Hablaremos de rostros finos y redondos, cabezas poco o muy prominentes y cuellos largos o cortos. Pasemos a ver los tipos de cuellos de camisa.

Los cuellos de punta cerrada son aquellos que tienen las palas muy próximas entre sí y con una terminación puntiaguda. Este tipo de camisa consigue afinar el rostro. Por ello, si tienes una cara muy fina y/o un cuello muy largo, es mejor que no las utilices.

cuello de punta cerrado

Los cuellos de punta medianamente separada es similar al anterior, pero con más separación entre las palas. Es el más indicado para cabezas poco prominentes y/o cuellos largos. Una variante de éste es el cuello medianamente separado con botones, el cual no deberían usar personas de cabeza prominente.

cuello en punta medianamente separado

Los cuellos en punta separados tienen las palas más cortas y existe una mayor distancia entre ellas. Están especialmente recomendadas para las personas de cabeza grande y/o cuello largo. Pero no para aquellos que posean unas facciones redondeadas.

Los cuellos de frac tienen unas palas muy escasas, por lo que si tienes un cuello corto, no te favorecerá. Por el contrario, sí lo hará en caso de que el tamaño de tu cabeza sea prominente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *